Categorías
Lectura Bíblica

Filemón: En nombre del amor

A lo largo de los siglos, la Biblia ha sido tildada de anacrónica, machista, imperialista, irrespetuosa de los derechos humanos e inverosímil. Se le ha acusado de ser un compendio de mitos y leyendas de creación netamente humana, que desafía la ingenuidad del más pintado. La Biblia ha sido objeto de muchos ataques, y cuenta con muchos detractores. Y, a simple vista, éstos parecen tener razón.

Lo que hay que entender es que la Biblia es la expresión escrita de la voluntad de Dios para el hombre (la humanidad) y fue diseñada y compuesta desde la perspectiva única de ése Dios único. Las Escrituras contienen muchos datos históricos, culturales, literarios… Pero la Biblia no es historia, cultura y literatura. Es más bien la historia de amor de un Dios que busca relacionarse con el hombre. A lo largo de sus páginas vemos relatos de cómo hombres y mujeres de Dios entablaron una historia en común con su Creador, y le sirvieron de diferentes maneras, unos de manera ejemplar, y otros tantos a trancas y barrancas.

Entonces, la Biblia es un libro social, cultural y comunitario, porque está hecho para que el hombre tenga acceso a Dios en sus propios términos, con su mismo lenguaje, aunque con los patrones culturales que identificaron a los autores y personajes que viven y pueblan sus páginas. Esto último hace que el lector de hoy encuentre cosas altisonantes en la Palabra de Dios, situaciones que chocan, que no se pueden comprender ni aceptar hoy en día. Pero, ¿por qué están todas esas injusticia allí? Pues, porque la Palabra de Dios no está para recoger cambios y revoluciones sociales en pro de la humanidad. Sencillamente, la Biblia no está para eso.

El Señor es un Dios paciente. Por muchos siglos Él ha esperado por el desarrollo moral y ético del hombre. Su ley es pionera en cuanto a justicia social e igualitaria, pero al ser humano le ha costado sangre, sudor y lágrimas entender algunos conceptos tan básicos como el valor de la vida y los derechos inalienables del hombre. Por eso es que vemos relatos tan sanguinarios en la Biblia. A veces no se tiene estómago para tanta injusticia social… (¿Cómo se explican los últimos capítulos de Jueces?). Muy tarde en la historia, en 1789, la humanidad comenzó a entender y formular una “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” que revolucionó la mirada y el respeto del hombre hacia el hombre mismo.

Pablo es el escritor bíblico más prolífico, pero quizás también sea el más censurado. Se le acusa de imperialista, porque instó a sus seguidores, y a quien tuviera acceso a sus cartas, a orar por los gobernantes y reyes, y usó su ciudadanía romana como llave para abrir muchas puertas a favor de su defensa. (La verdad es que Roma contribuyó mucho con el evangelio, a través de sus instituciones y avances en las comunicaciones). También se le acusa de machista porque en dos de sus cartas normó duramente la participación de la mujer en las congregaciones del primer siglo. (Pero, tuvo muchas colaboradoras, mujeres que trabajaron a brazo partido con él). Y se le ha tildado de esclavista porque en sus cartas él no censura la esclavitud.

Filemón es una carta muy pequeña, de sólo una página, con un solo capítulo de 25 versículos nada más. Es una carta personal, dirigida a un individuo llamado Filemón, escrita desde la cárcel (Pablo escribió muchas de sus cartas desde varias prisiones romanas). La misiva fue compuesta con el único propósito de interceder a favor de uno de los prisioneros, Onésimo, un esclavo que había escapado de la casa de su amo, Filemón. Por la carta sabemos que Filemón es creyente y su siervo también lo es. Ambos creyeron en el Señor Jesús gracias a Pablo.

En la antigüedad, la esclavitud obedecía no sólo a la explotación de una raza, o por tráfico sexual, como ha sido en los casos más recientes de la historia, sino también por razones económicas. Cuando una persona contraía una deuda y no podía pagar, debía hacerlo a través del servicio en casa de su acreedor. Muchas veces estos siervos o esclavos eran personas muy educadas y cultas, y su trabajo consistía en ser ayos, maestros y educadores de los niños de la casa, e incluso de sus mismos amos. Los esclavos se consideraban propiedad de sus acreedores, así que huir de la casa de su patrón se consideraba un robo, que se pagaba con la cárcel, o incluso con la vida misma.

No se sabe las circunstancias por medio de las cuales Onésimo pasó a ser esclavo de Filemón, pues la carta de Pablo no lo menciona. Lo que sí sabemos es que Pablo intercede por la vida de Onésimo y lo hace apelando, no al favor de haber llevado salvación a la casa de Filemón, sino a causa del amor en Jesucristo que los une a los tres en un lazo indisoluble. Es que ya no son tres personas, un apóstol, un amo y un esclavo. Ahora son tres hermanos, son parte de la familia de la fe. Es precisamente, en nombre del amor de Jesús, que Pablo sale en defensa de Onésimo. De no haber sido por la intervención de Pablo, a este pobre esclavo le habría tocado seguir huyendo, o enfrentarse a la muerte a manos de Filemón.

El punto focal de la carta está en el amor cristiano que gozan los que están en Cristo, porque ése amor, que es derramado en nuestros corazones, redimensiona todas las relaciones humanas, sean éstas genuinas o inmorales. Ése amor único en su especie cambia la realidad circundante y le otorga una nueva vida. Quiere decir que la Palabra de Dios no se encarga de revoluciones sociales que complacerían la visión ética de nuestro tiempo… No, la Biblia va más allá. Dios cambia al hombre desde adentro, lo revoluciona y lo hace mirar todo con nuevos ojos. Y le da un amor que desafía todo el sistema… ¡Allí está la revolución, allí está la justicia social, a partir de una nueva humanidad!

Es así como Pablo apela a ese amor para crear una nueva realidad entre Filemón y Onésimo. Una realidad donde ya no hay deudas que pagar (ni por la salvación alcanzada, ni por el dinero adeudado, ni por el robo de propiedad), porque hay lazos que definen esta nueva relación. Esos lazos de amor se imponen por encima de la mezquindad y la injusticia social, de los estrictos roles de género, de las relaciones familiares patriarcales y jerárquicas, del abuso y el atropello. Es que, a través de la intervención de Jesús, el mundo y sus patrones socio culturales cambian completamente, definitivamente, y para bien de toda la humanidad.

¿La Biblia es un libro chocante? Pues, sí. La verdad es que sí es chocante. Es un libro muy antiguo, con patrones también muy antiguos… Pero, ¿cómo es que es tan vigente? ¿Cómo es que aún tiene algo que decir acerca de tantas cosas al mundo hoy? De la carta a Filemón aprendí que nunca es tarde para el perdón y los nuevos comienzos, aprendí a no perder la fe en la humanidad, aprendí que el amor de Dios sí que lo puede todo… Pero, sobre todo, Filemón me enseñó que interceder a favor de los demás vale la pena, cuando la causa es justa, aunque esté vestida de injusticia. Porque la verdadera libertad y la verdadera justicia se encuentran sólo en Dios.

¡Ay, cómo me gusta Pablo!

Por Francis Sanchez

Hola, soy Francis. Me gusta escribir y creo que lo hago bien. Llevo mucho tiempo escribiendo sobre temas biblicos, ya que trabajo como voluntaria Sociedades Bíblicas Unidas de Venezuela.

Estoy casada y tengo dos hijos adultos. Mi hijo mayor siempre me ha impulsado a escribir y publicar. De hecho, este blog es su regalo de cumpleanos para mi

10 respuestas a «Filemón: En nombre del amor»

Gracias por compartir lo que has aprendido…. aprendo también que con Dios nunca hay casualidades y me llena de tanta seguridad que sea así. Dios te bendiga.

Hermoso estudio,nos gustaría tomar un café con Pablo en tu mesita para que el lleve sol pues en la prisión no lo tiene, podemos invitar a Onésimo para que haga los oficios de tu casa.

Sí, es una carta muy corta, pero con un contenido profundo sobre el amor y el perdón. Justamente a lo que estamos llamado todos los cristiano y que siempre nos ha costado tanto. Gracias Francis por el tiempo que dedicas para la enseñanza bíblica y por ende, para el crecimiento de la obra del Sr.

Hola mi amada Helena gracias por ese estudio. Me encanta aprender un poco cada y conocer a Dios a través de esa palabra que nos dejo tan eficaz y viva. Que maravilloso es poder disfrutar de ese amor con libertad. Bendiciones para ti amiga linda.

Gracias Helena por presentarnos esa cara de lo que es la nueva vida en Cristo, allí ya no hay esclavos, ni amos solo hermanos, todo resentimiento es borrado por el amor de Jesús y ya lo único que importa, no es el dinero que te costó el esclavo, si no el esclavo como hombre, como hermano, como compañero, y eso solo se logra con el perfecto amor de Dios.

¡Saludos cordiales y muchas bendiciones! Tu análisis es importante para los cristianos del siglo XXI porque vivimos una época del relativismo moral dónde lo correcto y moral es anacrónico y «tenemos» que aceptar, según los que les conviene esas corrientes, lo moralmente inaceptable y en éste orden de ideas tenemos personas bien formadas comienzan a ponerle los puntos sobre la iés llamando las cosas por su nombre, y, los que nos hacemos llamar CRISTIANOS debemos hacer lo propio. Ciertamente aunque la Biblia no es un libro de historia, hay mucha historia en sus páginas, no es un libro de ciencia, pero está conjugada con ésta. Es un conjunto de libros de muchas épocas, algunas muy distantes entre si, pero que narran la historia de el Amor de Dios hacia el hombre que hay que leer en clave de Fé. Si Francis estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto la la Biblia es un «libro social, cultural y comunitario, porque está hecho para que el hombre tenga acceso a Dios en sus propios términos, con su mismo lenguaje» y lo más hermoso que Pablo apela a ese amor para crear una nueva realidad entre Filemón y Onésimo; asi como Jesús crea una nueva realidad entre Dios Padre (Abba) y el Hombre. Gracias por tu sabiduría y humildad.

Filemón, la carta preferida de Kelly, imposinle no recordar a la negrita. Bueno,el fundamento de todo el evangelio, de las intenciones de Dios y de la iglesia en el mundo, nasicamente se resume en los mismo que Dios siempre ha manifestado de Él mismo: el amor.

Una palabra que parece todavía ser abstracta para este siglo «moderno», tan difícil de explicar que, sin duda alguna, se entiende más al experimentarlo en todas sus faces, y de eso,la humanidad misma ha tenido muchos ejemplos, pero demasiado pocos para millares de seres que habitan el globo terráqueo y que gimen, sin saberlo,por este amor. Esto es tan interesante que,el concepto genuino del amor Ágape era tan irreal para los griegos, que estos no tenían esta palabra en el dialecto cotidiano para expresarse amor, aunque existía en ese idioma (entendiendo que dicha palabra y concepto surgió no dirigido al Dios único, sino a los dioses del olimpo; lo curioso es que Nuestro Señor redirige tal concepto a lo verdadero. Por algo Él es la verdad)

Con respecto a la ética, estoy de acuerdo que la ética se queda pequeña, en cuanto a la intención de regular un camino para el ser humano. Es que ella solo busca normatizar, pero está sujeto al autor de quién escriba dichas normas o leyes. Claro, esto nos enseña que la ética bíblica fue diseñada por Dios y por encima de esta no hay otra, pero, sigue siendo pequeña en cuanto a los conceptos del bien y del mal, pero que se necesitan saber para que haya ética y por supuesta se aplique en moral.

Filemón, sin duda alguna volveré a leerlo…

Filemón: En nombre del amor… Ciertamente la biblia ha sido y sigue siendo unos de los libros mas criticados por causa de la incomprensión del ser humano. Pues cada historia de la biblia, nos narra la cruda realidad de la humanidad, solo que en distinta epoca, esa es la incredulidad del hombre, no investigar el contexto. ¿Imaginen si se escribiera un libró narrando todos los hechos que ocurren actualmente? Acaso el hombre no juzgaria de igual forma las atrocidades de las violaciones y maltratos que ocurren en la actualidad? O con relación al manejo de la mafia o la hambruna? Lo que ha cambiado es el tiempo, porque la maldad sigue estando allí,… En la época de Pablo, habian situaciones que hoy en día no se ven, la esclavitud. Y me gusta mucho esta carta, porque es muy personal, dirigida con amor. Para Pablo Filemon era mas que un amigo, el respeto, la confianza, la amabilidad, cordialidad y el amor, son algunas de las cosas que son expresadas en esta carta. Pero de todos estos, mas importante es el amor, como ya sabemos. El amor a Onecimo quién es el punto clave del porque Pablo le escribe esa carta a Filemón, lo hace con una delicadeza exquisita, escribiendo una serie de motivos por los que Filemón debe perdonar a Onésimo y tratarlo como hermano. Pues ya no eran dos personas, Filemón y Onésimo, sino que eran dos Hermanos. Pablo apela por Onésimo a tal punto de colocar en su «cuenta» si en algo le haya ofendido o algo le debe. Y de igual forma añade como debe ser el recibimiento, que lo reciba, pues, Filemón como si fueran las “entrañas”, es decir, el propio corazón de Pablo.

Es una de mis cartas favoritas, y me encantoooo.!!! ^^

Muy cierto hermana, el amor mostrado en la carta a Filemón rompe con el esquema de lo que hoy nos enseña la sociedad sobre el amor. El verdadero, el que solo Dios puede poner en nuestros corazones. Que bueno poder leer tus apreciaciones y punto de vista que das a tus lecturas de la palabra. Es bueno comparar lo que cada una de ellas nos hace sentir y apreciar, porque como palabra viva trata con cada uno de nosotros de manera muy particular. Doy gracias a Dios por lo que revolucionó y sigue revolucionando en mi vida. Gracias por dejarte usar mi hermana. Sigue asi.

Hola Francis que enseñanza tan hermosa la carta que Pablo le hace a Filemón, me gusta mucho el contexto que haces para hablar de ella, una manera de ubicarnos y entender aspectos que a simple vista nos parecen injustos en la Palabra, pero tú expones motivos válidos que explican el por qué de ellos, enfocandonos a la verdad central de todo y es el amor de Dios hacía nosotros.
La carta que Pablo le escribe a Filemón, para mi ha sido una de las enseñanzas preferidas en los tiempos que me tocaba ir a la cárcel a predicar. Una de las razones, es porque se trata de dos hombre privados de libertad y cómo un hombre que sí tenía motivos legales para estar encarcelado como es el caso de Onesimo, llega a ganar el favor de Pablo para abogar por él ante Filemón a través de una carta. Francis, tú debes saber más que yo, por la manera en que estudias los personajes, que Pablo mostraba ser una persona muy exigente y para llegar apartar tiempo para dar referencia de un delincuente, es porque el mismo le hizo ver a Pablo una verdadera conversión, y ser un verdadero discípulo.

Gracias Francis Helena por esta enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.