Categorías
Lectura Bíblica

Hebreos: La importancia de ser superior a todo

En estos días una amiga me preguntó cuál, a mi parecer, es el mejor libro de la Biblia. Yo contesté sin dudar que consideraba que Hebreos era, no sólo mi escrito bíblico favorito sino el mejor de todos. ¿Por qué? Pues porque Hebreos se encarga de establecer la superioridad de Jesucristo por sobre todas las personas, y determina lo monumental de Su obra para la humanidad completa. Y extrañamente, no tiene un autor conocido, es una especie de escrito anónimo ejemplar, de buena literatura, de perfecto hilo temático, de completo conocimiento histórico y ceremonial… Una obra maestra de carácter universal, y lectura bíblica obligada, si se quiere saber quién es esta persona en quien habitó toda la humanidad y toda la deidad, sin menoscabar ninguna de las dos naturalezas. Hebreos parece contestar a la pregunta básica de quién es Jesucristo de una manera responsable, documentada y definitiva. Después de leer este libro ya no te quedarán dudas acerca de Jesús.

Pero, debo hacer un alto, por tu propio bien… Hebreos no es lectura fácil, ni amena, porque su autor hace referencia a todo el sistema ceremonial de sacrificios descritos principalmente en Levíticos, precisamente para probar que en Jesús todos esos ritos del pasado pierden brillo y eficacia, pues Jesús es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo de una vez y para siempre… Para leer Hebreos debes conseguir una versión o traducción de la Biblia con un lenguaje sencillo. Y leerlo despacio, con tiempo… En cuanto a los sacrificios, los sacerdotes y toda la ceremonia, vamos a ver si puedo explicarlo aquí, para que tu lectura bíblica sea lo más agradable posible.

Históricamente, todas las religiones han tenido sacrificios como parte de sus ritos. Esas ceremonias solían incluir la muerte de humanos, que se ofrecían como una ofrenda especial para calmar la ira de los dioses, agradecer algún bien recibido, o simplemente expresar la completa devoción de la persona a la deidad de sus afectos. En Génesis 22, cuando Dios pide a Abraham que ofrezca a Isaac en sacrificio, vemos que el patriarca no se queja, pues está acostumbrado culturalmente a ese tipo de exigencia por parte de los dioses. Hacia el final del relato nos damos cuenta que Dios dio una gran lección a Abraham. Ése Dios que se reveló ante él es diferente, pues no quiere sacrificios humanos. En su lugar, hay un cordero enredado por los cuernos a un matorral, y es ese animal el que es llevado al holocausto, en lugar de Isaac.

Es así como comienza todo un sistema de sacrificios de animales perfectos, sin mancha. Mucho después de Abraham, ya en el desierto, el pueblo de Israel construye un tabernáculo siguiendo las instrucciones precisas de Dios. Se apuntó a la tribu de Leví para que se encargara de toda la administración y el ceremonial de los sacrificios. El tabernáculo tenía muchas recámaras para hacer todas las ceremonias… Había un Lugar Santo, donde se presentaban los sacrificios comunes por muchos sacerdotes; y había un Lugar Santísimo, separado por un velo o cortina, donde estaba el Sumo Sacerdote, a la cabeza del sacrificio central y más importante de todos: Presentar una vez al año un cordero perfecto para el perdón de sus pecados y los del pueblo. Siglos después, se construye un templo, y es allí donde se llevan a cabo todos estos sacrificios.

Ya en el tiempo de Jesús, el templo de Jerusalén, que fue reconstruido y hermoseado en gran parte por Herodes El Grande, era el centro religioso y ceremonial de los hebreos. Allí se vendían los animales para el sacrificio y había toda una actividad cambiaria y comercial digna de cualquier consorcio económico actual, el cual enfureció muchísimo al Señor. Es que el sistema de sacrificio para el perdón de pecado era de suma importancia para el pueblo, y las actividades que se llevaban a cabo allí giraban en torno a esto. Tiempo después, en el año 70 d.C. ese templo fue destruido por completo, por las tropas del emperador Tito. Con este hecho histórico acaba la frenética actividad sacrificial allí. El templo de Jerusalén no se ha vuelto a construir, aunque por allí andan unos planos para su reconstrucción, lo cual es señal inequívoca de que la segunda venida de Cristo ya está cerca.

(¿Complicado? Un poco, sí… Sobre todo, porque en unos pocos párrafos he cubierto muchos siglos de historia. Pero, el contexto es importante si quieres entender Hebreos).

Entonces, ¿qué quiere probar el autor de la carta a los Hebreos? Que Jesús es superior a los corderos sacrificados, superior al tabernáculo, superior al templo, a los sacerdotes, al sumo sacerdote, a todo ese gran sistema sacrificial, y ¡hasta superior a los ángeles! Hebreos dice que todo ese sistema sacrificial fue diseñado en espera de Jesús, el Cordero, y que gracias a Él ya no necesitas limpiar tus pecados cada día, porque Jesús ya lo hizo en la cruz por ti. Así como el cordero enredado en el matorral se sacrificó en lugar de Isaac, Jesús se sacrificó en la cruz en tu lugar, y en mi lugar también. Hebreos también dice que Jesús ES EL SUMO SACERDOTE, quien nos lleva a Su presencia, y allí nos da acceso ilimitado al trono del Dios amoroso, para que con confianza recibamos el auxilio que necesitamos.

Allí radica la importancia de Hebreos: Jesús lo ves allí brillante, pues Él es el resplandor de Dios, de quien hablaban los patriarcas y los profetas. Jesús es Aquel en quien tenemos que fijar nuestra mirada, dejando atrás todo lo que nos aleja de Él. ¿Ven porque es tan perfecto Hebreos? Nadie dice tanto en tan poco espacio. Sencillamente único y magistral.

Me pasa mucho que suelo “enamorarme” de los autores que leo… Para mí García Márquez es irresistible, y Pablo es el hombre más inteligente del mundo antiguo y actual. Pero, con Hebreos no queda otra cosa que enamorarse de Jesús, porque el autor es desconocido. Quizás Dios así lo quiso. Aquí no es el genio del escritor el que cautiva, no. Es Jesucristo quien te deja sin palabras. ¡No queda más que caer rendida a Él, en adoración y agradecimiento!

Por Francis Sanchez

Hola, soy Francis. Me gusta escribir y creo que lo hago bien. Llevo mucho tiempo escribiendo sobre temas biblicos, ya que trabajo como voluntaria Sociedades Bíblicas Unidas de Venezuela.

Estoy casada y tengo dos hijos adultos. Mi hijo mayor siempre me ha impulsado a escribir y publicar. De hecho, este blog es su regalo de cumpleanos para mi

6 respuestas a «Hebreos: La importancia de ser superior a todo»

Sencillamente magistral tú percepción sobre el libro de Hebreos, no hay otra connotación posible en este escrito bíblico, sino la de exaltar al máximo la persona y el sacrificio realizado por nuestro Sr Jesucristo en la cruz del calvario. En esta maravillosa carta encontramos una frase transcendental para el cristiano; «una sola vez y para siempre» refiriéndose al sacrificio hecho por nuestros pecados. En la actualidad nos encontramos un sin fin de religiones que todavía continúan practicando sacrificios para agradar a Dios. Será que no sean topado con este maravilloso escrito? Y mas allá, si han leído el libro, no han internalizado la frase;» Una sola vez y para siempre»? Ya Dios no demanda mas sacrificios a su pueblo, solo tenemos que poner la mirada en ese Sumo Sacerdote que es cristo.

Estimada hna; no dejo de elogiar tus escrito y la forma de como los desarrollas.
Exceletne, te animo a seguir en esta faena, que se haces con dedicaciôn y agrado..

En tu relato de la carta a los Hebreos me llama mucho la atención una imagen que empleas sobre el cordero enredado en el matorral por los cuernos y lo mencionas dos veces cuando hablas de Jesucristo como ese cordero sin defecto; y es esa corona de espina en su cabeza como la semejanza de ese matorral enredado en la cabeza del cordero. De repente algunos no ven en esto que coincida a simple vista, pero si tiene sentido imaginarlo.
Verdaderamente este libro es lo que podemos llamar un alimento muy sólido de como Dios te ha preparado desde hace tiempo para esto, para la enseñanza, sigo insistiendo que  a Dios no se le escapa nada.
Gracias hermana por tu enseñanza de la Palabra.

Hermana verdaderamente instas a seguir escudriñando las escrituras y encontrar en ellas la grandeza de nuestro Señor Jesucristo . TAL como tu lo señalas Hebreos es impactante ver como exalta al Señor y lo coloca en su lugar de Honra y Honor. Gloria a Dios y gracias a ti por escribir a su servicio enseñando en cada momento. Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.