Categorías
Lectura Bíblica

ESTER, una reina nada desprevenida

Ester es un libro de literatura histórica exílica, escrito hacia el año 330 a.C., durante la revuelta macabea en contra de la dominación helénica. Probablemente fue escrito por un judío, conocedor de la cultura persa, con el objetivo de otorgar rigurosidad histórica y festiva al PURIM, fiesta que se celebra entre los meses de febrero y marzo.

El libro narra parte del reinado del rey Asuero, o Xerxes, en los años 539 al 516 a.C. El trasfondo es la diáspora judía en el año 587 a.C.: El rey Ciro permitió el regreso de los judíos a su tierra, y gracias a él se reconstruyen los muros y el templo de la ciudad de Jerusalén. Pero no todos los judíos regresaron a su tierra. Muchos permanecieron en Persia e hicieron una vida más fácil y cómoda. El libro de Ester describe el convivir de estos judíos en tierra extranjera, muchas veces amenazados con el exterminio, producto del odio que éstos despertaban ante su fidelidad al único Dios vivo y verdadero.  

La heroína del relato es Ester, una joven judía de gran belleza que se gana el corazón de rey Asuero, en un improvisado concurso de belleza que obliga a la reina Vasti a abandonar su investidura real por preservar su dignidad como persona. A Ester le acompaña, tras bastidores, el tío que la crió, Mardoqueo, artífice de toda la trama. A ellos se suma Aman, importante oficial persa que urde el exterminio judío en tierras persas. A simple vista, este relato parece ser no más que una novela rosa, con héroes y villanos, con un rey que parece no percatarse de las muchas intrigas que se tejen en su corte real, y una joven que con su belleza tuerce los destinos de su pueblo. Pero el libro de Ester ofrece mucho más.

La Biblia es principalmente un libro de salvación divina. En él se relata la historia de amor y dolor de Dios con su pueblo, Israel. A través de sus páginas vemos a muchos personajes que encarnan esa salvación: Noé, Abraham, José, Moisés, Rahab, Rut y Noemí, David, y muchos otros, hasta llegar al Salvador de la humanidad, el Señor Jesucristo. Así, Ester también es un personaje de salvación. En ella se encarna la salvación del pueblo de Israel ante la amenaza de exterminio decretada por Asuero. Entonces, en este sentido, el libro de Ester es un libro soteriológico o de salvación.

Ester 4:13-14 resume muy bien el propósito del libro:

“… No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?  

Ester no es sobre una reina de belleza incomparable. Ester es sobre la salvación de Dios, y de cómo ese Dios utiliza a las personas y lo que éstas puedan ofrecer para Sus propósitos salvíficos. En este sentido, Dios puede usar a quien esté dispuesto a trabajar para Él, poniendo a Su disposición cualquier activo que tenga a la mano: Dotes de carpintería (Noé), un hijo prometido (Abraham…y ¡Dios mismo!), dotes administrativos (José), acceso a la realeza (Moisés), una casa bien ubicada (Rahab), un pariente rico (Noemí y Rut), valentía y corazón como el de Dios (David), y belleza (Ester). Dios usa a hombres y mujeres por igual, sin distingo de género, raza, ocupación o rango. El punto está en si la persona se deja usar y obedece a Dios. De esta manera, el libro de Ester tiene un carácter universal, tal como la salvación que propugna.

El libro no gozó de mucha popularidad e importancia para las primeras comunidades judías, de hecho, no se encontró ninguna copia de éste en las cuevas del Qumran. El nombre de Dios no se menciona ni una vez en el libro (quizás por su carácter festivo), y su inclusión en el canon bíblico fue muy difícil y tardío. Aun así, la salvación y el obrar de Dios brillan en sus páginas de manera indiscutible.

Gracias a esta salvación en Ester, se instaura la celebración de una de las fiestas no religiosas más alegres y festivas para el pueblo judío: La fiesta del Purim. Ésta se celebra entre los meses de febrero y marzo (tiene una fecha movible cada año). Como parte de las actividades, se lee el libro de Ester en cada sinagoga en el mundo, se celebran bailes, desfiles y obras de teatro con trajes alusivos a la fiesta y al libro, y se organizan grandes comidas y colectas para dar a los más pobres. El Purim, si bien comenzó en tierra extranjera, es una celebración de mucho orgullo hebreo.

Por Francis Sanchez

Hola, soy Francis. Me gusta escribir y creo que lo hago bien. Llevo mucho tiempo escribiendo sobre temas biblicos, ya que trabajo como voluntaria Sociedades Bíblicas Unidas de Venezuela.

Estoy casada y tengo dos hijos adultos. Mi hijo mayor siempre me ha impulsado a escribir y publicar. De hecho, este blog es su regalo de cumpleanos para mi

5 respuestas a «ESTER, una reina nada desprevenida»

Excelente inicio. Realmente escribes muy bien. Gracias por resumir con excelencia este grandioso libro. Espero nuevas publicaciones.

Muy buen inicio. Excelente la puntualización de como Dios escoge según sus capacidades y aptitudes a personas para su propósito salvífico.

¿A cuántos no les gustan los cuentos de princesas con finales felices?

Esta pregunta resuena al querer leer el libro de Ester sin duda. Desde egipto con el decreto de asesinar a todo hombre hebreo hasta el día de hoy, el pueblo judío ha sido amrnazado un montón de veces para ser erradicado por completo. Incluso, se señala que no hay historia más horripilante sobre deserciones, esclavitud, odio, como lo ha tenido Israel. El Purim, como bien has señalado, tiene una pronfunda conmemoración del «día de la suerte» (hasta la suerte en su contexto, tienen un significado distinto al de nuestros tiempos). Mientras en estos tiempos se cree que la suerte es una acción de mera casualidad, para el judío de aquel tiempo, era una acción que designaba la plena voluntad de Dios. El profundo significado de salvación que Dios da, aunque no se mencione su nombre pero que el trasnfondo habla por si solo, es que de no haber ocurrido esto, no existirían judíos, y sin judíos, no hubiera Mesías. Que bueno fue Dios en su obra perfecta ^^

Desde su nombre «Ester» ya se tiene un elemento histórico y cutural en el que se encuentra: Estrella (su significado). Que bien pudiera ser babilónico o persa, pero que habla de su propósito, ante una belleza cautivadora. Tanto, que rompe muchos desacuerdos maritales de la época, ante matrimonios arreglados, pues el rey la amó.

Ahora, esta no solo era «bonita» era sabia e inteligente, y no escatimó el peligro de lo que representaba. Esto lo afirmo debido a que ella, siendo reina, pudo olvidarse del resto de los judíos. Sin embargo, aunque fuera reina, el decreto de un rey no podía derogarse y la sangre de esta iba a ser evidenciada.

Y aunque, el propósito del libro es mostrar la salvación de Dios al judío en ese tiempo, nos muestra definitivamente la esencia de amor que, para ese momento histórico, era demasiado avanzado. Los hechos como: el humillarse Ester en el capítulo 8:3 habla de la realidad de su preocupación; el v.4 con ese cetro de oro, era la gracia que ella había recibido al romper todas las leyes para presentarse ante el rey y ser escuchada; el v.5 lo que expresó, era más que un mero formalismo, gritaba: ¡Si hay amor, considera mi petición! Y aunque el v.6 presentaba que, 1) ella pudiera aceptar ser una sobreviviente a la matanza (no es un hecho, sino una propia especulación) y 2)De estar viva, ¿quería verla sufrir? Esa fue su declaración pública de ser Judía.

El libro de Ester presenta a un Dios salvador, el poder de una hermosa mujer en manos de Dios y el poder de un buen consejero que conoce a Dios y que se empeña en que todos conozcan sus propósitos en Él (caso de mardoqueo). Fascinado Francis… Creo que estas introducciones que escribes deberían ser plasmados en futuras biblias como elemento introductorio para entender el propósito general del libro. ^^

Es interesante ver como logras extraer los aspectos más importantes del personaje central, en este caso Esther, y resaltar el verdadero propósito de Dios en la vida de esa hermosa mujer para que pasara ser parte de la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo, al igual que otros personajes importantes de la Biblia.

Tu trabajo anima al lector a leer la Biblia y estudiarla desde varias perspectivas.

Gracias por compartir esto conmigo Francys. Aprendo mucho de tus enseñanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.